La llegada de un asesino


MP

Excelente análisis sobre la llegada de Nicolás Maduro a Ecuador

 

Análisis de las impugnaciones al resultado electoral


MP

Análisis sobre las impugnaciones a los resultados de las elecciones del 2 de abril de 2017

 

Un país dividido


Ahora resulta que nadie ha sido derrotado.

Tanto ganadores como perdedores afirman que fue el otro el que perdió.

Sólo se interesan por sus propios intereses; a nadie le importa la patria.

Todo es una absurda pelea entre derecha e izquierda.

Las ideologías no se pueden dividir con direcciones.

El ser humano tiene en su cerebro una sola forma de pensar.

No se puede despreciar al que piensa diferente.

Si esto fuera posible, todo sería una lucha entre los sabios contra los brutos y los brutos contra los sabios.

Somos seres superiores.

Nuestro pensamiento es la máxima expresión de una incondicionada libertad; no se puede esclavizarla con posturas.

La prepotencia enturbia el raciocinio de los sobre valorados del poder.

Para los petulantes que se creen superiores, la inteligencia es aquello que los separa de los animales y lo mismo que los iguala a las bestias.

Los que perdieron dicen que perdieron por sus malos candidatos.

Nadie se atreverá a decirle la verdad al que los manda; le tienen tanto miedo que no le dirán que perdieron porque fue el mismo quién falló.

Lo adularán y lo convencerán de que sólo con su postulación el proyecto no se acabará.

Lo harán creer que su destino está ordenado desde el cielo.

Le suplicarán que por el bien de la patria y el de los ignorantes que habitamos en ella; que sé debe   reelegir.

Los ególatras solo piensan en sus propias ambiciones.

Es tan fuerte su angurria del poder, que radicalizarán su autoritarismo para no perder sus privilegios.

Buscarán culpables; cortarán cabezas.

Dirán que deben revisar sus decisiones.

Cambiarán la Constitución para lograr sus fines.

Harán una renovación cuya verdadera intención es la continuación en el poder.

Al que quiere la radicalización no le interesa lo que expresó la oposición.

Creen que con la fuerza someterán a los que aún no se someten.

Los políticos se mueven más por sus intereses que por sus ideales.

El proyecto político solo es un membrete para aferrarse al poder.

Los que se sienten dueños de nosotros harán lo que sea para seguir mandando.

Si no tienen la humildad para entender su derrota, cínicamente la negarán.

Nuestro futuro es terrible…

El país está dividido.

No se puede ganar con la mitad;

Tampoco se puede gobernar teniendo en contra la otra mitad

A %d blogueros les gusta esto: