Feliz Navidad


MK

Siempre mi papá me decía que estas fiestas lo ponía algo melancólico.

Cuando era pequeño no lo comprendía. Ahora que tengo la edad de mi padre, le doy toda la razón. Es más, mi hija mayor que es Paola, ahora piensa igual que mi padre y su padre.

El espíritu navideño se ha transformado en espíritu comercial. No conozco una persona sin recursos, que pueda pasar una buena navidad.

Cuando era niño era la época más importante de mi vida. Todo comenzaba cuando mi papá nos llevaba a la calle nueve de Octubre y Rumichaca, donde en una de sus esquinas había una juguetería de los Antón.

Exhibían los juguetes en una vitrina y todas las tardes mi papá y mamá nos llevaban a soñar. Recuerdo especialmente unas pistolas de cacha café y un avión a gasolina que en la trompa tenía en una calcomanía con las hileras de dientes de un tiburón. Todas las tardes las veía y todas las noches soñaba con ellas.

Mis padres nos condicionaban a que tengamos buena conducta y nos portemos bien, para que Papá Noel nos las pueda traer en navidad.

Cuando fui joven recuerdo que la fecha consistía en lo que hacía con mis amigos después de la media noche. Lo que me gustaba era la comida y luego la salida para presumir de mis regalos con la gallada del barrio.

En una Navidad me regalaron una moto Vespa de 125 CC. En esa época nadie tenía una motocicleta y presumirla era como que si me hubieran regalado algo traído de otro mundo. Recuerdo que con mi hermano Queco Barriga, me estrellé a los cinco minutos de sacarla por primera vez de la casa.

Cuando me casé la alegría de la Navidad era ver los ojitos de alegría de mis hijas cuando abrían sus juguetes. Estar con ellas, abrirles sus regalos, jugar con ellas se convertía en la razón que le daba sentido a todos los sacrificios que se debía hacer. La navidad dejó de ser mí fiesta para ser la fiesta de mis hijas.

Recuerdo una navidad muy triste. Habían asesinado a mi yerno que era para mí como un hijo y el dolor de ver la soledad que dejaba y el vacío que se sentía fue algo inenarrable. En esa noche el papa (Ricky) cantó junto al árbol la canción de la esperanza sin que nadie se lo pida.

Otra navidad que recuerdo fue cuando le mandamos con mi hija Paola a construir una casa de madera del tamaño natural a los bebes. Esta tenía teléfono con línea real, televisión con cable, cajas fuertes, camas, mochilas, escaleras y todo lo necesario para vivir. Le pusimos un rótulo que decía casa club y se las dimos de tal manera, que en el momento de abrir los regalos no había regalos, sino una serie de cuadrados de esparadrapos adheridos en el suelo que tenían flechas para que los sigan y terminaban en dos pequeños cofres que encerraban dos llaves.

La cara de confusión de los bebes que esperaban sus regalos y al encontrase con dos llaves, era inconcebible. Luego le sacamos las cortinas de la sala y divisaron una majestuosa casa que les llenó la cara de una alegría indescriptible y les dio la felicidad necesaria para transitoriamente no pensar en la muerte de su padre.

Hoy la navidad es otra cosa. Ya no me ilusiona nada para mí. Ahora la fiesta es la fiesta de los nietos y mi alegría está en su alegría.

Anoche volví a recordar a mi hijo Ricardo Váscones Ponce. A pesar del tiempo transcurrido desde que partió, nunca nada será lo mismo sin él. Anoche mi hija Paola se puso muy triste recordándolo y yo también.

Ahora la fiesta es de la princesita, el cuchumbo y Nicolasau. Loa otros nietos mayores ya las disfrutan de otra manera y ya han entrado en el ciclo de las etapas de la navidad.

Anoche recordé a mi mejor amigo que era mi padre y su ausencia me causó el mismo dolor de siempre.

Ahora las fiestas son otra cosa. El sentido de la fecha se ha distorsionado.

En mi caso igual que mi padre y mi hija Paola, son fechas que nos llenan de nostalgias y recuerdos.

Lo único que realmente vale es la sonrisa de los seres que queremos y la esperanza que la del próximo año sea mejor.

Quiero eso sí, desearles a cada uno de ustedes que las suyas hayan sido llenas de felicidad en compañía de los seres que aman.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

1 comentario

  1. DR, PALACIOS , hoy estoy seguro de lo que pienso al escucharle y saber que es el 1 hombre de bien y profesional que escucho el 6 añós de DICTADURA de nuestro pobre pais, me siento un hombre de bien y le apoyo en su madurez y creo que tiene principios de raza y de nido y eso a muchos ecuatorianos corruptos les importa un c… o, espero observarle mas seguido y nos quite la nube de la ignorancia y degemos de ser BORREGOS y atras de quien, porque, y a donde queremos llegar nunca me a gustado la politica pero me doy cuenta que vale , la pena regresar a la DEMOCRACIA y por eso en estos dias tomare una desicion politica saludos y que dios le bendiga

    Me gusta

    Responder

Todos los comentarios respetuosos serán publicados

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: