La peligrosidad de los prepotentes…


hitler

La peligrosidad de los prepotentes…

Humildad y lealtad son dos de las virtudes más importantes de todo ser humano.

Las personas humildes tratan de hacer el bien a los demás.

La lealtad comienza y termina con uno mismo.

Los prepotentes son distintos.

Psicológicamente son diferentes.

Tratan de imponerse en todas las actividades que se desempeñan.

Su autoritarismo exagerado los hace irrespetar el orden establecido con tal de satisfacer sus vanidades personales.

Son sujetos sobre valorados de si mismo.

Tienen su ego hipertrofiado y sólo viven para satisfacer lo que quieren de la manera que lo quieran, sin permitir que nadie los cuestione.

Están permanentemente en guardia para reaccionar.

Sólo les importan sus propias necesidades; deben satisfacer sus ostentaciones bajo la errónea convicción de que sólo su punto de vista es el correcto.

Se jactan de lo que hacen; se creen invencibles.

Piensan que son ungidos por un orden supremo para lograr cambios trascendentales, a pesar de que los mismos perjudiquen a muchas personas.

Son individuos agresivos que experimentan diátesis explosivas, lo que significa que reaccionan con extrema violencia frente a cualquier estímulo, a pesar de que el estímulo sea insuficiente para iniciar esa desproporcionada reacción.

En cualquier circunstancia arremeten con una inusual agresividad, sea esta física o verbal.

Esta respuesta agresiva es indiscriminada. Puede darse contra hombres o mujeres y por cualquier causa. Cuando esta sucede, el individuo las justifica con cualquier pretexto y hace que la misma sea apoyada por los que lo rodean, no porque estén de acuerdo con ella, sino por el temor de que esa misma reacción se vaya contra ellos.

Los caracteriza un exagerado amor propio; una inmensa susceptibilidad, una sensibilidad excesiva que se manifiesta cuando enfrentan cualquier contrariedad.

Siempre se refieren en exceso de alabanzas cuando hablan de si mismo o de lo que hacen, como si nadie más lo hubiera hecho tan bien como lo hicieron ellos.

Son conflictivos; por cualquier motivo generan un problema.

Se caracterizan por la inestabilidad de su estado emocional.

Los exabruptos de exaltación se acompañan de conductas irracionales.

Son sujetos agresivos, por ser la agresión una de sus principales características.

Superficialmente aparentan ser amigables y bien ajustados en la sociedad, siempre y cuando no exista algo que contradiga a sus intereses.

Tienen relaciones interpersonales superficiales; su conducta contraría a muchos.

Desde pequeños muestran una falta de respeto hacia las reglas sociales establecidas.

Se oponen al sistema.

Su conducta es violenta, impetuosa y transgresora de la ley cuando esta no le conviene a sus intereses.

Carecen de objetividad para verse a sí mismo, como realmente son vistos por los demás.

A pesar de su aparente normalidad, son incapaces de utilizar su propia experiencia para modificar su comportamiento.

Tienen escasa tolerancia a la frustración.

Viven en conflicto permanente con algún segmento de la sociedad.

Su conducta se encamina a la satisfacción inmediata de sus impulsos egoístas, sin consideración de las consecuencias que esto genere a sus semejantes.

Por esa razón la sociedad sufre más que el prepotente.

Carecen de dominio personal; no tienen sentido de obediencia a la ley.

Son incapaces de ser leales a los individuos, grupos o valores.

Para conseguir lo que ambicionan, son capaces de hacer todo lo contrario de lo que habían prometido hacer.

Viven para satisfacer sus demandas narcisistas, importándoles muy poco las consecuencias de aquello que deban hacer para conseguirlo.

No tienen sentimientos de culpa.

Los factores psicológicos que originan este problema son:

  • Privación de los padres.

  • Suicidio de uno de los padres.

  • Abandono de los padres al nacer.

  • Rechazo por parte de los padres en la adolescencia.

  • Son individuos cundidos de miedo que tienen diversos complejos ocasionados por resentimientos sociales, que utilizan a la prepotencia y la agresividad como mecanismo de defensa para ocultar el pánico interno que los corroe.

  • Son resentidos que se vuelven contra todo lo que representa lo que siempre quisieron y no pudieron tener.

Los factores orgánicos son:

  • Factor genético de predisposición.

  • Alteraciones cromosómicas en la cadena del ADN.

  • Como síntoma de alguna enfermedad concomitante (que aparece junto con otra enfermedad). 

Los prepotentes son individuos peligrosos si ejercen la autoridad con el suficiente poder para incidir en la sociedad.

Sus decisiones serán impuestas por la fuerza.

Eliminarán a todo el que se les oponga.

En Europa hubo individuos que con su prepotencia costaron sangre y dolor a la humanidad.

Fueron tiranos.

La única manera de impedir que causen daño es enfrentándolos.

Su presencia causa miedo en la gente que se les somete.

Pero en realidad solo existen porque el alimento del tirano es el silencio del cobarde.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

1 comentario

  1. Alexis

     /  10 de abril de 2017

    Oh dios he notado que si soy prepotente, el dia de hoy me lo dijeron que soy un despota y prepotente yo no lo creia pero vi esta pagina y me impresione porque todas las caracteristicas si las tengo incluyendo los factores psicologicos que originan el problema;si lo vivi y es horrible serlo porque he sido infeliz desde que fui prepotente;mi madre tenia razon pase de ser victima a victimario

    Me gusta

    Responder

Todos los comentarios respetuosos serán publicados

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: