Los prepotentes


Hay un principio universal que es la ley causa/efecto.

Los complejos son la causa de una persona que como su efecto es prepotente.

Estos son individuos abusivos, intolerantes y autoritarios que mediante su violencia desproporcionada, lesionan a todo el que pueden.

Lo hacen con una furia inusual, para ocultar el complejo de inferioridad que los corroe.

El miedo que tienen los hace agredir para no ser agredidos.

Su pensamiento está compuesto por un intrincado conjunto de ideas paranoides, que lo hacen convencerse de que quién no piense como ellos y no se les someta, son potenciales enemigos que están en su contra y pretenden dañarlo.

Esa anormalidad de su pensamiento los hace distorsionar la realidad y reaccionan con sarcasmo y sorna para minimizar y ofender a sus supuestos enemigos.

También reaccionan con violencia incalculable contra sus opositores.

El prepotente paranoide está convencido de ser el único dueño de la verdad, que es su propia verdad.

Sus ideas paranoides lo hacen creerse amenazado.

Lo que en realidad sucede es que su propio pensamiento es el que distorsiona su realidad y le da la falsa convicción de que está siendo amenazado y repelen con violencia.

Su reacción es exageradamente desproporcionada para el pequeño estímulo que produce esa reacción.

A esta conducta anormal que se basa en el causa/efecto, en Psiquiatría se la llama Diátesis Explosiva.

Esta es una condición patológica que hace reaccionar a un sujeto desproporcionadamente con violencia física o verbal, contra cualquier sujeto que crea su enemigo y lo ponga en peligro.

Es frecuente también que las manifestaciones de odio experimentadas por un individuo en estas condiciones, se deba a que en su interior alberga un sentimiento de maltrato hacia las personas del sexo opuesto al suyo.

En los hombres este será un menosprecio inexplicable hacia las mujeres.

Esta repulsión es generada por los traumas psicológicos que se han producido en la infancia de quien lo padece.

Algún impacto emocional lo suficientemente repetitivo o brutal, es la causa de un trauma incontrolable que hizo al individuo odiar a las mujeres.

Estas malquerencias afectivas son situaciones patológicas que no se construyen de la noche a la mañana.

Son resultados de traumas formados en la infancia que al crecer se convierten en diátesis explosivas hacia las mujeres.

El prepotente y paranoide, es un individuo cuya única situación predecible es que es impredecible.

Un prepotente fracasado es un amargado.

Un autoritario paranoide con poder, es un grave peligro para la sociedad.

El prepotente que abusa de su poder es un espécimen que debe someter a todos los que le rodean para que al humillarlos, el complejo de inferioridad que lo consume, pueda atenuarse por compensación.

Llega a ser tan incontrolable este problema, que lo evidenciará en cualquier circunstancia.

Lo hará especialmente en situaciones públicas, donde utilizará la prepotencia para expresarse con el abuso del poder.

Quién se burla de las mujeres utilizando su autoridad, tiene una terrible confusión de su rol de identidad.

Sin embargo; hay muchos casos en que hay hombres que no les gustan las mujeres, simplemente porque les gustan mucho más los hombres…

 

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Todos los comentarios respetuosos serán publicados

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: